domingo, agosto 31, 2003

De cosas olvidadas

Durante un rato fui incapaz de encontrar el libro y de recuperar de mi memoria el nombre de ese poeta griego que tanto me afectó cuando empezaba a estudiar la carrera de letras.
Finalmente y luego de una busqueda casi exasperante por el polvo de los libreros y su desorden, encontré uno de sus libros. Y el poema específico.
Ahora lo reproduzco aquí, aclarando que la traducción que yo leí en su momento y nunca tuve era de Alianza tres.
Y va:

ÍTACA
Konstantinos Kavafis


Si vas a emprender el viaje hacia Ítaca,
pide que tu camino sea largo,
rico en experiencias, en conocimiento.
A Lestrigones y a Cíclopes,
o al airado Poseidón nunca temas,
no hallarás tales seres en tu ruta
si alto es tu pensamiento y limpia
la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.
A Lestrigones y a Cíclopes,
ni al fiero Poseidón hallarás nunca,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no es tu alma quien ante ti los pone.

Pide que tu camino sea largo.
Que numerosas sean las mañanas de verano
en que con placer, felizmente
arribes a bahías nunca vistas;
detente en los emporios de Fenicia
y adquiere hermosas mercancías,
madreperla y coral, y ámbar y ébano,
perfumes deliciosos y diversos,
cuanto puedas invierte en voluptuosos y delicados perfumes
visita muchas ciudades de Egipto
y con avidez aprende de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en la memoria.
Llegar allí es tu meta.
Mas no apresures el viaje.
Mejor que se extienda largos años;
y en tu vejez arribes a la isla
con cuanto hayas ganado en el camino,
sin esperar que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te regaló un hermoso viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido.
Mas ninguna otra cosa puede darte.

Aunque pobre la encuentres, no te engañará Ítaca.
Rico en saber y en vida como has vuelto,
comprendes ya qué significan las Ítacas.

No hay comentarios.:

Widget By Devils Workshop