domingo, agosto 31, 2003

Más sobre bodas y sueños

Acabo de borrar un post. Una foto que echaba a perder toda la programación de esta página...
Así que sigamos adelante con el debraye.
Leer en el blog que alguien que se quedó en la Angelópolis no vivió experiencias extraordinarias mientras yo asistía a una boda, ha sido liberador (chequen Jaqueca con patas para ver de qué les hablo).
Sólo un tanto, porque las promesas eran múltiples, de la ciudad hacia mí...
Pero no se puede retroceder en el tiempo... Y ya veremos como sigue este circo que algunos llaman vida.
Por el momento, sólo quiero volver a ese sentido de distanciamiento.
A ese no creermela más en cuanto a fa-bu-lo-sas historias de amor.
Supongo que Borges y su texto Poseción del ayer, tienen algo que ver...
Aunque no sé nada de cierto.
Supongo que por hoy será el último post. Aún tengo textos que acabar... Y parece que a veces estar en este blog calma las ansias de escritura y me desvía del objetivo primordial.
En fin, creo que este fragmento borgiano hablará por sí mismo y de paso por mí:

Sólo el que ha muerto es nuestro, sólo es nuestro lo que perdimos. Ilión fue, pero Ilión perdura en el hexámetro que la plañe. Israel fue cuando era una antigua nostalgia. Todo poema, con el tiempo, es una elegía. Nuestras son las mujeres que nos dejaron, ya no sujetos a la víspera, que es zozobra, y a las alarmas y terrores de la esperanza. No hay otros paraísos que los paraísos perdidos.
Jorge Luis Borges

No hay comentarios.:

Widget By Devils Workshop