viernes, octubre 17, 2003

Ausencia

Isabel no fue la única en dejar Angelópolis. Pero sobre ella ya tenía advertencias... Ya sabía que sus planes eran esos: irse a Suiza, vivir un poco más en el viejo continente...
De quien noción alguna no tenía de su cercano partir, era de Adriana.
Es más, la ví el pasado jueves y ni idea de que tuviera proyectos de moverse de ciudad.
Adriana se mudó el pasado lunes a Quintana Roo... Y aunque me mandó un mail de despedida... Fue desconcertante... Aunque supongo que no inusual... Ya una vez, cuando hizo su Servicio Social Integral, hizo lo mismo: desapareció sin decir aguas va...
Alguien me dijo una vez que mi relación con la muerte era muy cercana. Que por eso siempre termino aguantando los madrazos que te avienta la vida...
Supongo que después de un rato no te queda de otra. Acostumbrarte a que la gente va a estar un rato a tu lado y luego... Bye...
En fin, espero que Adriana encuentre por esas latitudes esa pieza clave que le andaba faltando...
Es más, sé que así será...
La niña de cabellos de sirena, ha vuelto al mar...

No hay comentarios.:

Widget By Devils Workshop