viernes, octubre 31, 2003

Una cita giffordiana

Sailor rogaba que se le concediera otra oportunidad. Diez años en la cárcel le habían demostrado que no todos los hombres tienen más de una en la vida. Que él hubiera desperdiciado dos le reconcomía
Barry Gifford

La vida desenfrenada de Sailor y Lula

No hay comentarios.:

Widget By Devils Workshop