viernes, noviembre 21, 2003

Inspiraciones

Entre las historias perdidas de estos días sin relato, hubo el fortuito encuentro con una poesía hecha carne y hueso, episodio todo que no me ha dejado salir de este tren poético.
No posteo el poema que le escribí... Sólo algo que ayer me hizo recordarla.

El Infierno Perdido
Gilberto Owen

Por el amor de una nube
de blanda piel me perdí
duermo encadenado al cielo
sin voz sin nombre sin ser
sin ser voz suena mi nombre
mas dónde sueña no sé
que se me enredó en la oreja
descifrando un caracol
tras una reja de olas
lo hará burbujas un pez
mas mi boca ya no sabe
la sílaba sal del mar
sílaba de sal que salta
del mar a mis ojos sin
lágrimas que la desposen
y el frío mal traductor
mal traidor ángel del frío
roba mi nombre de ayer
y me lo vuelve sin fiebre
sin tacto sin paladar
contacto bobo del cero
grados que era su inicial
con sus tardes de ceniza
en mi lengua de alcohol
en su verde voz de llama
de menta ahogada mi voz
con su blando amor de nube
que al orden me encadenó

No hay comentarios.:

Widget By Devils Workshop