jueves, febrero 12, 2009

un cuarto de siglo sin Cortázar

25 años sin el gran cronopio no podían pasarse así, en blanco, como si nada hubiera ocurrido, como si el mundo siguiera girando con la misma cualidad.
es decir, nuestro contaminado planeta sigue en su giro mecánico, exacto, pero hacia adentro, en el mundo humano, no queda sino seguir extrañando a este gran hombre que supo promover la empatía en sus lectores, que supo contar de las maneras más simples y, quizá por ello, más poéticas el dilema del hombre enfrentado al producto mismo de su industria, a los detritus que invariablemente resultan, como efecto colateral no muy bien calculado, de su empeño por por tratar de, paradójicamente, vivir mejor.
quizá para algunos esta conducta, de quienes aún sentimos tristeza por su desaparición, caiga en el catálogo del drama... quizá, y es eso, precisamente, lo más preocupante de este hecho. estamos tan embebidos en la ideología del progreso que, para muchos, llorar (metafórica y, a veces de forma material) la desaparición de alguien que ni siquiera conocimos no sólo constituye una pérdida de tiempo, sino un síntoma claro de una conducta retrógada, siempre aferrada al pasado, siempre, instalada en la nostalgia...
lo último que me falta es que alguien venga a decirme, como me lo han dicho de innumerables íconos de mi cultura, que ahora leer a Cortázar te convierte, como pase de magia, en un emo...
a esos posibles detractores de este duelo cultural, no hay manera civilizada de responderles que pueda resultarles comprensible.
al resto de quienes comparten este duelo, a quienes se empeñan, aún contra toda evidencia, en la tarea de escribir, y sólo por si ya lo olvidaron, quiero dejarles unas frases que sustentaban la teoría misma de Rayuela:

En esta empresa del hombre, surrealismo y existencialismo acusan hasta ahora los sondajes más hondos. El surrealismo, menos dialéctico en su exterior, con franca admisión de la «magia» como aprehensión analógica del ser, coincide con el existencialismo en una mayéutica intuitiva que lo acerca a las fuentes del hombre. Los caminos divergen en el tránsito del Yo al Tú. Si Yo es siempre y solamente un hombre para surrealistas y existencialistas, es la superrealidad mágica para aquéllos y la comunidad para éstos. Desde actitudes exteriormente tan divorciadas, ambos humanismos integran con su doble batalla el entero ámbito del hombre, y marchan hacia una futura conjunción. (Cortázar, Obra Crítica I 134-135)

una que él pudo plasmar en sus libros. una que, al parecer, nos empeñamos en olvidar.

C ya soon, u people behind the screen.

PD.- ah, sí, el wallpaper sólo está en resolución de 1280 x 800. lo siento, pero con el blogzine hoy liberado, no he tenido, precisamente mucho tiempo para hacer más. y si quieren otro wallpaper, qué esperan, en La Langosta Se Ha Posteado hay otra versión en las mismas dimensiones. en la Langosteca.

No hay comentarios.:

Widget By Devils Workshop