jueves, junio 30, 2011

Lluvia y saturación

No puedo negarlo: siempre amé a esta ciudad bajo la lluvia. Cuando era
nocturno. Cuando mis dominios eran las calles.
Hoy soy diurno y el crepúsculo inverso del amanecer me trae nostalgias
pero también frío y una muy distinta perspectiva.
En el parque, bajo la lluvia fina, con todo un día de labores por
delante, comienzo a entender la vieja molestia de los demás con la
lluvia.
Ciudad diurna y mojada. Nubosa, sin volcanes en el horizonte. No es lo
mío. Y sin embargo lo es.
Paradoja vital con lluvia.
--
Enviado desde mi dispositivo móvil

No hay comentarios.:

Widget By Devils Workshop